Category Archives: Moses

Enlightenment comes in stages (Shmot)

Enlightenment comes in stages (Shmot)

Enlightenment must come little by little-otherwise it would overwhelm. -Idries Shah

Moses, while tending his father-in-law’s sheep in the desert, sees a strange and wondrous sight. He notices a tree on fire, but for some reason, the tree is not consumed by the fire. Out of curiosity, he approaches, and then he sees what appears to be a celestial being within the flames in the tree. Finally, he perceives, in some way that we can’t describe or comprehend, the presence of God.

Rabbeinu Bechaye on Exodus 3:1 explains that the staggered revelation of the supernatural was purposeful and for Moses’ benefit. Had God revealed Himself to Moses in one shot, Moses would have fled, completely overwhelmed by the Divine Revelation. Therefore, God started with a mysterious fire that didn’t burn the tree. Moses’ interest was piqued, his mind prepared for the unusual. Next, the sighting of an angelic being alerted Moses to the fact that it was a spiritual, otherworldly event. Finally, God could approach Moses; even speak to him in a way that allowed Moses to keep his composure, his mental stability.

Rabbeinu Bechaye compares the gradual revelation to a man who has been sitting in darkness for some time. His eyes have become used to the dark. Should he go from pitch black to bright light too quickly, he would be blinded, perhaps even damage his eyesight. The way to transition is to look at a small sliver of light and get used to that before being exposed to stronger, brighter light.

It is the same with mental light. The mind needs to start with concepts that it’s familiar with, before it can comprehend greater truths, more powerful revelations. God takes the same approach when introducing His commandments to Israel. He starts with some basics, such as the Sabbath and civil laws. Then He proceeds to the Ten Commandments, and thereafter He presents the bulk of the Torah’s commandments.

God also gave us a parallel phenomenon in nature. Dawn commences slowly; just a sliver of light. The light seems to grow slowly, giving our eyes a chance to get used to it. In a gradual process light fills the sky until we can handle the light of a bright, sunny day.

May we see ever increasing light in our lives, and not be blinded by it.

Shabbat Shalom,

Ben-Tzion

Dedication

To the Iranian protesters. May you overcome the darkness and turn your country to light.

Secrets of Creation

First posted on The Times of Israel at: http://blogs.timesofisrael.com/pinhas-secrets-of-creation/

Baal Haturim Numbers: Pinhas

Secrets of Creation

This most beautiful system The Universe could only proceed from the dominion of an intelligent and powerful Being. -Sir Isaac Newton

creation-of-the-universe

The Talmud warns us not to delve too deeply into the origins of the Universe. It further states that those who are privy to the secrets of creation should only transmit them to worthy students, and even then only in private discussions.

As Moses prepares to pass the reigns of leadership to his disciple Joshua, the Baal Haturim on Numbers 27:20 reveals that Moses also transmitted to Joshua the secrets of the “Merkava” and of creation.

The “Merkava” (literaly, Chariot) refers to the prophetic visions documented by Ezekiel as to the divine presence. It is a very deep, esoteric study which preoccupies many kabbalists. Creation is likewise veiled by the mists of time. Even with various scientific theories and advances, we cannot easily answer some of the most basic questions as to how or why we have the particular physical universe we’re familiar with.

However, it was important for at least the spiritual leaders of the generation to have some familiarity with these fundamental concepts, to know, from tradition, what the elemental forces and functioning of both our spiritual and physical existence are.

Shabbat Shalom,

Ben-Tzion

Dedication

To Paco Diez, composer, singer and leading disseminator of traditional Sepharadic music. His concert in Montevideo was a spiritual experience.

with Paco Diez

Delayed Repercussions

First posted on The Times of Israel at: http://blogs.timesofisrael.com/yitro-delayed-repercussions/

Baal Haturim Exodus: Yitro

Delayed Repercussions

Sooner or later everyone sits down to a banquet of consequences. – Robert Louis Stevenson

Moses arrives in a strange land. He has escaped his birthplace of Egypt. He has left his birth-nation of Israel. He finds himself amongst the idolaters of Midian and hosted by their High Priest, Jethro. Jethro appears to be a kindly, wise man. He gives Moses his daughter in marriage. However, the two men come from very different cultures and traditions, and that is where the trouble begins.

Moses comes from a monotheistic religion that believes in the one, unseen, allpowerful God. Jethro serves man-made idols. They both realize the importance of educating children. The midrash states that Moses made a deal with Jethro. Moses promised that his first son would be raised in the ways of idol worship (keep in mind this happens before the initial encounter of Moses and God at the burning bush). However, the Baal Haturim on Exodus 18:3 explains that Moses expected the wise Jethro to finally understand the error of his idolatrous ways and allow the son of Moses to be raised according to the Jewish faith.

That is indeed what happens, but the Baal Haturim says that the damage was already done, though we are not to see the results until the following generation. At the end of the book of Judges there is a not-so-subtle hint that the grandson of Moses becomes a High Priest to idol worship. The deal, even though apparently annulled was fulfilled anyway, not with a son, but with a grandson.

May we be cautious of the deals we get into or hope to get out of. They have a way of biting you when you least expect it.

Shabbat Shalom,

Ben-Tzion

Dedication

To my brother-in-law, Rabbi Daniel Epstein, on his induction as Rabbi of Cockfosters and N Southgate Synagogue. May it be a deal they and the community enjoy for a long time

 

 

Choose Your Weapon Carefully

First posted on The Times of Israel at: http://blogs.timesofisrael.com/beshalach-choose-your-weapon-carefully/

Baal Haturim Exodus: Beshalach

Choose Your Weapon Carefully

Prayer is not an old woman’s idle amusement. Properly understood and applied, it is the most potent instrument of action. -Mahatma Gandhi

The People of Israel have finally been redeemed from the enslavement of Egypt. They have marched through the desert. They reach the edge of the sea and suddenly find themselves pursued by the entire armed might of the Egyptian empire.

They panic. They cry. They scream. They complain. Moses calls out to God. God, in one of His most famous and indicative statements replies: “Why do you call out to Me? Speak to the Children of Israel and Go!”

The Baal Haturim on Exodus 14:15 teases out an important lesson from God’s response. There are times for long prayer, like the forty days and nights that Moses spent on Mount Sinai praying for forgiveness for the sin of the Golden Calf. There are times for short prayers, like the five words Moses uttered when praying for the health of his sister, Miriam. And then, there are times when no words are appropriate, but rather action is called for.

May we choose our strategies correctly, the right prayer or action for the right circumstances.

Shabbat Shalom,

Ben-Tzion

Dedication

To the entire Jewish community of Uruguay. Your hosting of our family has been exemplary. May all our prayers be answered.

 

 

 

Circular Assistance

First posted on The Times of Israel at: http://blogs.timesofisrael.com/bo-circular-assistance/

Baal Haturim Exodus: Bo

Circular Assistance

In helping others, we shall help ourselves, for whatever good we give out completes the circle and comes back to us. -Flora Edwards

According to the Midrash (old post-biblical accounts and stories of biblical events and personalities), Jethro, future father-in-law of Moses, was one of Pharaoh’s counselors. The Midrash states that Jethro argued for the benevolent treatment of the Jews at the time when Pharaoh ordered the drowning of all male babies. When Jethro saw his advice ignored and noticed the growing anti-Jewish climate, he escapes from Egypt and resettles in neighboring Midian.

Years later, Moses flees Egypt, after Pharaoh seeks to kill him for the murder of an Egyptian. Moses ends up in Midian, meets Jethro’s daughters and is invited to eat in the home of Jethro. The Baal Haturim on Exodus 10:12 states that in the merit of having fed Moses, Jethro’s crops were spared from the effects of the plague of locust (I guess he still owned some land in Egypt). He furthermore explains that even an evil person will merit protection because of feeding the righteous. What goes around comes around.

May we always be the vehicle for blessings and protection.

Shabbat Shalom,

Ben-Tzion

Dedication

To all those who assisted our family during our stay in Montevideo. May you be blessed many times over.

 

 

 

 

Faith is the Cure

First posted on The Times of Israel at: http://blogs.timesofisrael.com/vaera-faith-is-the-cure/

Baal Haturim Exodus: Vaera

Faith is the Cure

The salvation of this human world lies nowhere else than in the human heart, in the human power to reflect, in human meekness and human responsibility. -Vaclav Havel

The greatest, most powerful, most important orator in Jewish history, Moses, started off with some type of speech impediment. Commentators have a variety of opinions as to exactly what the problem was, but one thing that is abundantly clear is that Moses had no desire to speak publicly. He was so perturbed by his condition that he was willing to argue with God Himself to be spared from being the divine spokesman.

God berates Moses and asks him who he thinks gives man the capacity to speak in the first place? God seems particularly harsh with Moses on this count. The question is why does God give Moses such a hard time on an issue that anyone who has ever felt discomfort or even sheer terror in front of an audience can appreciate? Why was God so demanding, even insistent that this poor, speech-challenged man should have to speak in front of the mortal ruler of the most powerful empire on Earth? Couldn’t God have chosen a natural orator, a seasoned politician, even a classroom teacher? Why did he have to focus on a lonely desert shepherd for whom the extent of discourse up until then was probably limited to giving directions to sheep?

According to the Baal Haturim on Exodus 6:30, Moses needed to have faith that God has the power to rectify the situation. God chose Moses on purpose, knowing his limitations and perhaps even because of his limitations. God knows that Moses can and will overcome them. He just needed to be placed in the position to have the necessity to overcome his challenges. Otherwise, he may have forever remained incapacitated. What angered God about Moses’ fear and denial was his lack of faith. All that he needed to overcome was faith.

It was clearly not a simple or direct path for Moses, but eventually he acquires that faith and becomes the fundamental leader of the Jewish people.

May we each overcome our particular challenges and thereby merit to contribute in our own way to our people.

Shabbat Shalom,

Ben-Tzion

Dedication

To Ed Stelzer. It’s incredible where challenges and faith can lead us and how roads diverge and then intertwine.

 

 

 

 

 

 

Gentle Strength

First posted on The Times of Israel at: http://blogs.timesofisrael.com/chukat-gentle-strength/

Netziv Numbers: Chukat

Gentle Strength

“Rudeness is the weak man’s imitation of strength.”  -Eric Hoffer

“Rotund” was the simplest way to describe the smiling, mild mannered professor who lectured us regarding ancient Near East archeology. However, what belied that gentle exterior was a martial arts master who could pulverize bricks with a single blow. During one particularly disruptive class the professor warned in a deceptively mild tone, which I remember decades later: “Don’t confuse niceness with weakness.” The class immediately quieted down.

Ancient enemies of Israel did confuse politeness with feebleness. Moses and the Israelites asked permission of the nations in their path in the desert to pass peacefully through their territory on their way to the Promised Land. According to the Netziv on Numbers 21:1, these nations assumed that Israel was nicely asking for permission because they didn’t have the strength to pass by force of arms. The nations saw such politeness as a sign of weakness and marched to war upon the presumably feeble Israel. What ensued was a massacre. Israel completely destroyed the entire armies and leadership of the two attacking kings of Sichon and Og and conquered their entire territory in a swift decisive victory that caused the entire region to tremble in fear of the approaching Israelites.

May our enemies learn to fear us and may we show strength to people who don’t understand gentleness.

Shabbat Shalom,

Ben-Tzion

Dedication

To Israel’s army and security forces. May God protect them during their search for our sons: Eyal, Gilad and Naftali.

Complete Dedication

First posted on The Times of Israel at: http://blogs.timesofisrael.com/ki-tisah-complete-dedication/

Netziv Exodus: Ki Tisa

Complete Dedication

“Your powers are dead or dedicated. If they are dedicated, they are alive with God and tingle with surprising power. If they are saved up, taken care of for their own ends, they are dead.” -Eli Stanley Jones

In this Olympic season, it is inspiring to see the commitment, the dedication of athletes for their chosen goals. It is entertaining to see the seriousness with which they pursue their sports and the honor the winners receive.

However, when the Children of Israel rebel against God, by worshipping the Golden Calf, there is a much more serious game afoot. Moses basically calls for a civil war, adjuring his followers that “brother shall kill brother.” At the end, only the members of Moses’ own tribe, the Levites, join him. It would seem a battle fraught with danger. The members of one small tribe against wild, idolatrous masses from the rest of Israel.

The Torah recounts the casualty list at the end of the battle. Three thousand of the idol worshippers were slain. None of the Levites are reported as fallen. The Netziv on Exodus 32:26 wonders as to the extreme imbalance in the casualties of war. How did a much smaller force not lose a man while the larger rabble suffered what amounted to a massacre? (see the dramatization in my fictional account)

The Netziv explains that the answer can be found in the nature of Moses’ call for troops: “Whoever is for God, to me!” To the Netziv, it is more than a powerful rallying call. It is a selection criteria. Moses is recruiting those who are “for God” – but only “for God.” In this battle there was no room for those of mixed allegiance. There was no place for those who had doubts about God or were not wholly dedicated to Him. Only the purely devoted could fight, should fight and furthermore, because of their loyalty need not fear any hurt in the violent confrontation.

May we find and increase our dedication and thereby vanquish our fears.

Shabbat Shalom,

Ben-Tzion

Dedication

To the memory of Jacky Amzallag. I never met a man more dedicated to a synagogue than he was. His example was an inspiration. May his family be comforted amongst the mourners of Zion and Jerusalem.

La prima del Faraón

ficción bíblica: Éxodo Bo

Traducido del inglés y editado por Caro Cynovich carocynovich@gmail.com

La prima del Faraón

Lo odio, Pirit pensó mientras yacía en la cama. Nos va a destruir.

Pirit daba vueltas. No había ninguna posibilidad de que pudiera relajarse. Ella temía la oscuridad no cesaría, al igual que sucedió con la última plaga. Aún se encontraba traumatizada por aquella eterna y paralizante noche. Solía maldecir al sol por ser impredecible, pero ahora oraba por su regreso.

El primo Faraón condenó Egipto, Pirit reflexionaba. Y Moisés siempre cumplió con su palabra.

“Los primogénitos morirán”, dijo Moisés con su voz profunda y autoritaria. Al recibir ese anuncio sintió un gran escalofrío como si su primogénito, Rabret, hubiese muerto en el acto.

Oh, dulce Rabret, Pirit gimió para sus adentros. Solo tiene quince años. Recién entrando en la adultez. Pequeñas lágrimas corrieron por el rostro de Pirit ante la idea de perderlo.

Hubo un silencio tenso durante toda la noche en Egipto, como si todo el país estuviera expectante conteniendo la respiración. La última declaración de Moisés se habían expandido como la pólvora. La décima plaga promete ser la peor; afectaría a todos los hogares. Tanto los pobres como los ricos sufrirán. La mente de Pirit se revolvía inquieta. Tan solo aquellos que no tienen hijos se ahorrarán el dolor de perder uno.

¡Aún así el Faraón se rehúsa a dejar ir a los israelitas! Pirit gritó en su cabeza. ¡Está loco! Pero, ¿qué podemos hacer?

Entonces empezó. Pirit escuchó un suave gemido desde lejos. Se quedó en la cama intentando ignorarlo con la esperanza de que se iría. Entonces el gemido se hizo más fuerte – y más cercano. En realidad no era un gemido, era un grito de amargura, dolor y angustia. Se iba intensificando y haciéndose más fuerte. Pirit pensó que el grito era parecía un ser vivo, creciendo en fuerza, forma y poder. Antes de darse cuenta, el grito se volvió abrumador. Estaba en todas partes. Parecía como si cada punto de la tela que era Egipto estuviera desgarrándose de dolor. Pirit no pudo contenerse por más tiempo.

Aflojó sus ojos cerrados y se levantó de su cama. Se acercó, como si fuera a su propia ejecución, a la habitación de Rabret. La habitación estaba anormalmente tranquila en medio de los gritos comunales de Egipto. Tal vez solo está durmiendo pacíficamente, Pirit oró. Pero no había ningún movimiento. No se escuchaba ninguna respiración. Ningún suave subir y bajar del cuerpo de su hijo. Ningún signo externo de vida. Muy suavemente, Pirit tocó el hombro de Rabret. Hacía frío en medio de la cálida noche egipcia.

—Rabret —Pirit lo sacudió—. Por favor, despierta, mi amor.

Pero no hubo respuesta. Perdiendo toda esperanza, Pirit tiró del hombro de Rabret para ver su rostro.

Dio un paso atrás, tomándose la cara con las manos, mientras chorros de lágrimas gruesas rodaban por sus mejillas. El rostro de Rabret estaba congelado, muerto, en una mueca de dolor. La única forma de interpretarlo era que su vida había sido interrumpida con urgencia, fuerza y ​​con violencia. Él ahora era una cáscara vacía.

Pirit volvió corriendo a abrazar a su hijo sin vida. Su primogénito. Su Rabret .

—¡No! No mi dulce Rabret. ¡Oh, no!

Comenzó a llorar. Un llanto desconsolado que se unió a las voces del resto de Egipto en una sinfonía discordante de dolor.

*

Esta locura ha ido lo suficientemente lejos. No me importa si esto es traición o blasfemia, Pirit pensó mientras daba grandes pasos en su camino hacia el palacio de su primo. No estaba sola. Otros nobles, miembros de la realeza y asesores se dirigían, con los ojos llorosos, a la sala de audiencias del Faraón.

—Mi hijo. Mi heredero —Faraón estaba murmurando, sosteniendo el cetro del príncipe en sus manos.

Faraón estaba sentado, encorvado en su trono, rodeado de una creciente audiencia enfurecida. Pirit abrió paso entre el grupo y, sin previo aviso o introducción, se dirigió a Faraón.

—¿Cuántos niños más necesitamos sacrificar? —Pirit declaró—. ¿Cuántos más?

—¿Qué podemos hacer ? —Faraón le preguntó a nadie en particular.

—¡Deja ir a los israelitas! —Pirit gritó.

—Eso es lo que quieren —dijo Faraón débilmente, sin dejar de mirar el cetro del muchacho—. Pero es demasiado tarde ahora. Todo está perdido.

Pirit acercó al trono, sin haber sido invitada, bajo los gritos ahogados de asombro de los presentes.

—Primo —Pirit se dirigió al Faraón—. Todo se perderá si no haces nada. Déjalos ir, como deberías haber hecho hace tiempo. ¿Cuánto más debe pagar Egipto por su esclavitud? ¿Quién sabe lo que nos deparará la próxima plaga? Por favor, primo, por el bien de mis otros hijos, de sus otros hijos – por lo que aún queda de Egipto. Debes dejarlos en libertad – ahora. ¡Escucha los gritos! ¡Son cada vez más fuertes!

—Me siento como una marioneta en las manos del Dios hebreo —el Faraón comenzó apretando los dientes— Cada vez que he pensado en liberarlos siento un impulso de mantenerlos esclavizados.

—Entonces por Ra. No, no por Ra —Pirit miró a la gran estatua de su dios, sus labios rizados en una mueca—. Por el dios hebreo, que ha demostrado ser todopoderoso y ha reducido a Ra a una escultura sin sentido. ¡Juro por el dios hebreo! —Pirit se arrodilló y agarró firmemente ambos tobillos del Faraón, en medio de las exclamaciones de la audiencia—. No te dejaré ir hasta que liberes a los israelitas.

Faraón miró a su prima, de repente consciente de su audacia y atrevimiento en violar las reglas respecto a una persona santa como él. Reconoció el gesto antiguo que estaba llevando a cabo Pirit. No dejar ir al proveedor era el pedido físico de un suplicante hasta que su deseo fuera concedido, o hasta que lo mataran por su conducta inapropiada.

Un murmullo comenzó en la sala de audiencias con el telón de fondo de los lamentos cada vez más fuerte.

—Pirit tiene razón —el Faraón escuchó—. Tiene que dejar ir a los hebreos.

Otra voz añadió:  —Estamos perdidos.

—Faraón nos ha condenado.

—¿Qué podemos hacer?

—Tiene que dejar ir a los hebreos.

—Deja ir a los hebreos.

—Sí. Déjalos ir

—¡Deja ir a los hebreos! —dijo alguien como un canto, como un lamento.

—Deja ir a los hebreos —el canto fue acogido.

—¡Deja ir a los hebreos! —dijo el cuarto entero.

—¡Deja ir a los hebreos! —resonó por todo el palacio .

*

Faraón salió corriendo de sus aposentos con el cetro del Príncipe todavía en la mano, seguido por una extensa comitiva encabezada por Pirit.

Faraón se dirigió hacia el barrio hebreo de su ciudad. Caminó tambaleándose, buscando de puerta en puerta de entrada para detectar signos de la casa de Moisés o Aarón.

—¿Dónde está Moisés? —clamó el Faraón—. ¿Dónde está Aarón?

Pero no hubo respuesta.

—Hebreos —Faraón llamó—. ¡Por favor, ayúdenme! ¿Dónde están Moisés y Aarón?

Sin aliento, apoyado en el marco de la puerta de un hogar hebreo, el Faraón se sorprendió al sentir una sustancia pegajosa en las manos. Se miró las manos. Para su horror, estaba llena de sangre.

—¡Moisés! ¡Aarón! —Faraón gritó por encima del zumbido de los lamentos, que era notoriamente más tranquilo en el barrio hebreo.

—¡Lo siento! ¡Yo estaba equivocado! —continuó Faraón—. ¡Tú y tu gente pueden irse! ¡Por favor! ¡Vayan!

—Estoy aquí, Faraón —Moisés apareció en una de las puertas. Aarón estaba a su lado y que fueron seguidos por otros ancianos hebreos.

—Oh Moisés —el Faraón se puso de rodillas. El resto de la comitiva siguió su ejemplo—.Vayan, vayan. ¡Por favor! Me equivoqué. Vayan. Tomen todo lo que quieran tomar. Las mujeres, los niños, los animales – todos los animales. Tomen todos y salgan rápidamente. Ahora. Por favor, vayan. Vayan antes que nos destruyan a todos.

Moisés dirigió a los ancianos hebreos y les indicó que sigan adelante y den la palabra de partir. Todos ellos estaban vestidos para el viaje, llevando mochilas y bolsas totalmente cargadas, como si hubieran estado esperando el momento de ser liberados.

Sin decir una palabra, Moisés se volvió para irse.

—Moisés, mi Señor —Pirit rogó—. ¿Es este el final? ¿Será este fin a las muertes y a la destrucción en Egipto?

Moisés miró Pirit con cara triste y solemne.

—Eso dependerá de ustedes —los señaló a todos—, de ustedes y la voluntad del Faraón —lo señaló.

Pirit se estremeció. Si depende de nosotros y del Faraón, entonces realmente estamos condenados.

Y sin decir nada más, Moisés dio la espalda a los egipcios para nunca más volver a ver su lugar de nacimiento, la tierra de los opresores de los hebreos.

Las bebidas en El Cocodrilo hambriento

ficción bíblica: Éxodo Vaera

Traducido del inglés y editado por Caro Cynovich carocynovich@gmail.com

Las bebidas en El Cocodrilo hambriento

Los jeroglíficos en la pared mostraban el menú del día. Este, sin embargo, no había cambiado en más de dos meses; la mayoría de lo ofrecido en el menú no estaba disponible. Una vieja y desdentada sacerdotisa tocó una melodía melancólica en su arpa en un rincón oscuro de la sala. Corría el rumor de que su hermano mayor había sido asesinado durante el ataque de las bestias salvajes, y ella no había tocado una melodía feliz desde entonces.

Las mesas de la taberna estaban llenas de grupos de las altas esferas de la sociedad egipcia, que hablaban en voz baja entre ellos. También habían unos pocos solitarios lamentándose con sus bebidas.

Una mesa estaba llena de los musculosos eunucos negros del palacio del Faraón.

—Yo estaba allí, les digo —el gran Leras, el Eunuco Real, susurró en su tono agudo de voz al público que lo escuchaba alrededor de la mesa circular—. Yo estaba allí cuando Moisés anunció la próxima plaga.

—¿Y qué te dijo? —el voluminoso Doigo preguntó con una voz igualmente estridente—. ¿Cuál será la próxima plaga?

—El granizo —Leras entonó mientras se rascaba las costras de sus lastimaduras casi curadas—. Moisés dijo que quien sea o lo que sea que esté fuera en los campos de mañana, morirá a causa de las piedras del granizo. Si te quedas adentro, estarás protegido.

—¿Y tú le crees a este charlatán?  —preguntó Fanir, el Sacerdote de Ra, que estaba sentado con otros sacerdotes en la mesa de al lado—. ¿Tú y tus compañeros de eunucos han perdido la fe en los dioses de Egipto?

—No me di cuenta de que estabas espiando, Fanir —Leras silbó—. Además, tu fe en tus dioses te ha cegado a la realidad. El Dios de los hebreos ha demostrado ser más potente, y no hay nada que ellos o Faraón haya sido capaces de hacer para detenerlo.

—Ten cuidado, Leras —Fanir advirtió—. Estás cayendo en la blasfemia y en la traición. Ni siquiera tu posición como Eunuco Real puede salvarte del castigo.

—Eres un tonto, Fanir —Leras sonrió e hizo un movimiento de manos hacia Doigo y al resto de los eunucos de empujar y cortar—. Egipto se está desmoronando ante nuestros ojos y tengo intención de estar del lado del ganador. Este Moisés es magistral. Su sola presencia es impresionante y la forma en la que se enfrenta al Faraón es inspiradora.

—¿Qué? ¿Deseas unirte con él en su culto en el desierto? —preguntó Fanir.

—Realmente no tienes cerebro —Leras sonrió aún más—. ¿Realmente por un momento crees que su Dios está pasando todo este problema sólo por un día de adoración? Ellos quieren ser libres y dejar Egipto. Cualquier tonto puede reconocerlo. Pero tú, al parecer, ¡ni siquiera eres un tonto!

Fanir miró alrededor de la taberna con la cara roja de vergüenza. Miró significativamente a sus compañeros sacerdotes.

—No voy a permitir que tal insulto quede sin respuesta —Fanir anunció a sus compañeros de mesa. Los cinco sacerdotes se levantaron de sus sillas como si fueran uno, y se enfrentaron a la mesa del eunuco.

En ese momento, la puerta de la taberna se abrió y reinó el silencio en la sala. Incluso el viejo arpista detuvo su performance. Dos extraños entraron. ¡Dos hebreos! Sus pieles no tenían costras ni cicatrices ni forúnculos. Tenían la actitud feliz de hombres que han comido bien –algo que ningún egipcio había experimentado durante meses. Se pavonearon en la taberna trayendo en sus manos un pedazo de carne fresca

—¡Ho! ¡Posadero! —gritó el hebreo más alto, Datan—. Escuchamos que los egipcios no han tenido carne fresca durante algún tiempo.

—¿Qué es eso, esclavo? —respondió Parnet, el posadero de El Cocodrilo hambriento. Todas las miradas se centraron en el intercambio de palabras.

—Oh, simplemente pensamos que usted puede disfrutar de su paladar con algo más que el pez ensangrentado que pareces disfrutar tanto —Datan bromeó.

—Sí —agregó el hebreo más bajo, Aviram—. También escuchamos cómo las ranas se volvieron populares en tu menú. Ranas, sapos hervidos al horno, a la parrilla, pastel de ranas… ¿Cuál era nuestro favorito, Datan? ¡Oh sí, rana rellena de rana! Si las plagas no fueran suficiente, quizás tu menú mate a todos —Datan u Aviram rieron cruelmente.

—Ustedes los Hebreos creen que son divertidos —Fanir, el sacerdote, gritó desde su mesa—. Rían, pero no olviden que siguen siendo esclavos.

—¿Esclavos? —preguntó Datan burlonamente—. Estás en el pasado, sacerdote. Pronto nos desharemos de nuestros esclavizadores egipcios; en poco tiempo nuestro Dios habrá terminado contigo.

—Basta de hablar, hebreos —Parnet hervía—. ¿Cuánto quieres por la carne?

—200 shekel —Datan respondió lentamente.

—¿200 shekel? —Parnet gritó—. ¿Estás loco? Yo solía pagar no más de 20 shekel pof toda una vaca, y mucho menos por solo una parte.

—Por supuesto —respondió Aviram en voz alta—. Pero eso fue antes de que los animales salvajes asolaran los rebaños, y la pestilencia les diezmó. No es un problema. Estamos seguros de que el Hipopótamo Húmedo que está en el camino le encantaría ofrecer carne fresca a su más estimada clientela.

—Ahora, ahora, ahora, mis queridos hebreos —Parnet levantó las manos en señal de calma—. No hay necesidad de conducir un negocio tan duro. Sentémonos en el cuarto de atrás y lleguemos a un precio equitativo, sin molestar a los clientes.

—Lidera el camino, buen posadero —respondió Datan y Aviram guiñó un ojo. Siguieron a Parnet detrás del mostrador y a la cocina, todavía con su carne fresca. Los egipcios estaban salivando al verla.

—Ya ves, Finar —Leras rió, señalando a los hebreos mientras salían—. Esto es sólo el principio. Al final, Egipto podría llegar a pedirle a los hebreos algo más que un poco de carne fresca. Sacerdotes. No puedo creer que aún recen a sus dioses patéticos pidiéndoles ayuda.

—Tu intransigencia es indignante —Finar gritó, golpeando el puño sobre la mesa—. Los hebreos pueden tener la sartén por el mango en este momento, pero tu rebeldía es inexcusable. Voy a informar a Faraón personalmente y yo estaré encantado de supervisar tu ejecución.

Leras gesto a los otros eunucos. Doigo se levantó sin problemas, se dio la vuelta y de repente empujó al sacerdote más cercano a él.

—¡Hey! ¡Mira lo que haces, tonto! —Doigo le gritó.

El sacerdote le devolvió el empujón a Doigo.

—¿Qué estás haciendo ? Yo no hice nada.

—¿¡Nada!? ¿Llamas a esto nada? —el chillido de Doigo reverberó a través de la taberna. Estrelló el puño en el rostro confundido y fornido del sacerdote. El impacto hizo un sonido ‘crunch’ mientras Doigo le rompía la nariz al sacerdote. Un segundo más tarde, el sacerdote cayó sobre la mesa.

—Lucha —gritó algún cliente, y toda la taberna estaba en sus pies.

Leras recogió su mesa y tiró – platos, tazas y todo – hacia los sacerdotes. Entonces comenzaron los enfrentamientos en serio. Las sillas se rompían en las cabezas de la gente, los cuerpos salían volando por el aire. Hubo una alta concentración de blancas túnicas sacerdotes mezcladas con cuerpos negros musculares en el centro del cuerpo a cuerpo.

Emocionado por la acción y mostrando más vida de la que tenía desde la muerte de su hermano, la anciana sacerdotisa tocó una alegre melodía.

En medio del caos, Leras se centró en Finar. Lo tomó por el cuello y discretamente sacó un cuchillo.

—Di tus oraciones rápidamente, sacerdote. Ya no se puede amenazar a un hombre y esperar salirse con la suya.

—No te atrevas a hacerme mal, eunuco. Soy un sacerdote santificado del poderoso dios Ra. Tú vas a sufrir la condena eterna del mundo terrenal si me haces daño.

—Lo dudo —Leras susurró mientras tranquilamente metió la hoja entre las costillas del sacerdote.

Finar cayó al suelo uniéndose a otros sacerdotes inconscientes.

Parnet, seguido de cerca por Datan y Aviram, salió corriendo de la cocina a la sala principal.

—¿Qué está pasando aquí? —Parnet gimió.

—Es realmente agradable ver a los egipcios luchando entre sí —Datan comentó.

—Sí, deberíamos venir aquí más a menudo —aprobó Aviram—. Tal vez podamos incluso vender entradas para el espectáculo.

Leras dio un penetrante silbido. Igual de rápido que comenzó el combate, también terminó. La sacerdotisa volvió a tocar una melodía más tenue.

Uno de los sacerdotes conscientes examinó la herida.

—¡Está muerto! ¡Fanir está muerto! ¡Ha sido apuñalado!

—Tal vez sólo tropezó durante los combates —Leras explicó, al tiempo que mostraba la sangre en su mano—. Si alguien quiere hacer un problema de ello —Leras miró amenazadoramente a los sacerdotes—, puede que tropiecen también.

—N – No, Leras —el sacerdote tartamudeó y dio un paso atrás—. Esto fue sólo un accidente desafortunado. Tus argumentos teológicos son muy persuasivos.

—Ah. Así que hay algo de sabiduría en el sacerdocio después de todo —Leras asintió.

Datan y Aviram miraron con aprensión al sacerdote muerto, y al Leras de pie sobre él.

—Este Leras es peligroso —susurró Datan— Tenemos nuestro dinero. Dejemos este zoológico.

Datan y Aviram se dirigieron a la puerta, pasando por encima de los escombros de la lucha.

Leras, notando el movimiento, los llamó.

—¡Hebreos!

Datan y Aviram dieron la vuelta justo antes de la entrada.

—Nosotros – nosotros no queremos problemas —Datan tartamudeó—. No hemos visto nada-

—Tengo un mensaje para su Moisés.

—Y ¿cuál sería entonces —Aviram exhaló, volviéndose hacia la entrada.

—Dile a Moisés que los eunucos de palacio están con él. Apoyamos su lucha y lo seguiremos —Leras levantó la mano sangrienta—, le guste o no.