Category Archives: Paintings

The Creation of Hell

The Creation of Hell

So this is hell. I’d never have believed it. You remember all we were told about the torture-chambers, the fire and brimstone, the burning marl. Old wives’ tales! There’s no need for red-hot pokers. Hell is – other people! -Jean-Paul Sartre

                                                                  Chart of Hell, Sandro Botticelli, circa 1485.

According to ancient Jewish sources, Hell was created on the second day of creation. The plain text narrates how on the second day of creation, God creates the firmament which separates between the upper waters and the lower waters. Rabbeinu Bechaye on Genesis 1:4 wonders why the second day of creation doesn’t end with the characteristic phrase “and it was good,” which other days mention. He quotes the creation of Hell as a reason; however, he adds that something else was created on that same unfortunate day: quarrelling.

The term for second in Hebrew, “Sheni,” already hints at the unlucky nature of the number two. “Sheni” is related to the word “Shinui” which means difference or change. There is something negative and even dangerous when there are unwarranted differences between things and people or even to just being the second and being compared to what came before. It sets the stage for quarrelling. Even nature itself seems to quarrel with God from the second day and onwards. None of God’s further commands to the inanimate world were correctly implemented. For example, on the third day, God commanded that the earth produce fruit trees, meaning trees whose bark would be savory and could be eaten, however, the land decided to produce only fruit-bearing trees, with inedible bark.

The concern with the number two was serious enough that even the Talmud mentions a superstition about bad luck in eating pairs of a food or drinking pairs of drinks. Nonetheless, Rabbeinu Bechaye’s main point is that whoever instigates a quarrel will be judged in Hell. There is a direct correlation between creating anguish, controversy and clashes between people, and experiencing Hell.

However, we also know that arguments for the sake of Heaven, which are handled with sensitivity, intelligence and respect, will eventually be settled well.

May we avoid unnecessary quarrels and stick to Heavenly arguments.

Chag Sameach and Shabbat Shalom,

Ben-Tzion

Dedication

To the beginning of a new year of commentary. May it lead us on peaceful ways.

Unappreciated Gifts

Unappreciated Gifts 

When it comes to life the critical thing is whether you take things for granted or take them with gratitude. -G. K. Chesterton

The Father’s Curse: The Ungrateful Son, Jean-Baptiste Greuze, 1777.

From the moment we are born, we get used to breathing, eating, walking, moving, thinking and to the daily miracles that we’ve come to expect. However, the truth is that our life is a gift. We didn’t deserve life. We didn’t earn life. Life is not some reward for a job well done in a previous incarnation. The opposite is true. Our life is given to us unearned.

We come into this world with a debt to God. He has created us with our health, with our faculties and with our families. Our life’s circumstances are purely based on His benevolence for which we will always be in His debt and will never be able to fully repay.

Unfortunately, we often make the mistake of taking life for granted. Not only are we not appreciative of this divine gift, we even start complaining, or resenting the circumstances of our life if they aren’t to our liking. An idyllic, unperturbed life wasn’t part of the deal. Rabbi Hirsch on Deuteronomy 32:4 states:

“No creature of God has a claim to existence on its own merits or the right to expect that its aspirations will be fulfilled. For all of its existence is a free gift of God’s creative love. Nevertheless, God treats it as if indeed it had a personal right to existence and welfare.”

God doesn’t owe us anything, not even the breath we take. Nonetheless, God does look out for us. However, He is likely to be kinder if we demonstrated both appreciation and good use of the gifts He has provided us so far.

May we use those gifts to good effect and may we be blessed with good life, health, joy and success in the coming year.

Shana Tova and Shabbat Shalom,

Ben-Tzion

Dedication

To my family. I’m immensely grateful to be celebrating Rosh Hashana together, after several years of being on duty.

Delayed Punishments

 

 Whenever a human being, through the commission of a crime, has become exiled from good, he needs to be reintegrated with it through suffering. The suffering should be inflicted with the aim of bringing the soul to recognize freely some day that its infliction was just. -Simone Weil

Joseph_and_Potiphar's_Wife

The Torah believes in punishment, either divine or court-inflicted. However, it generally comes from either a sense of justice and creating balance, or in somehow rehabilitating the evil-doer. It is interesting to note that the concept of a jail is almost completely absent from the Jewish legal code. There was either financial compensation, corporal punishment or the death penalty.

The Sfat Emet in 5637 (1876) asks how did God allow Joseph to be punished and placed in prison after he withstood the seduction of Potiphar’s wife, when according to the sages, it was a divine test greater than all the tests the Patriarchs endured. He answers that it was punishment for an earlier sin.

According to the Midrash, the ancient oral tradition that accompanied the written Torah, Joseph sinned when as a youth of seventeen he slandered his brothers to their father Jacob. But God postponed that punishment to a better time. That time is exactly after Joseph had performed an act of moral courage that transforms him and places him at a higher spiritual level. Now that Joseph is more righteous, two things happen. He somehow has greater strength and capacity to bear the punishment, but now, God is also more exacting with him and so the punishment must be meted out. In a way, Joseph’s newly acquired righteousness now forces him to confront and seek atonement for his earlier sins.

The Sfat Emet warns based on this episode, that if a person performs some great act or avoids serious sin, he shouldn’t be so quick to congratulate himself; as such pride may invite a closer examination of his past and bring down punishment for previous sins.

May we realize our mistakes and repent for them and so reach those higher ethical levels without paying a painful price for previous indiscretions.

Shabbat Shalom,

Ben-Tzion

Dedication,

To Nobel Laureate Professor Dan Shechtman of Israel on his inspirational visit to Uruguay.

 

 

 

 

 

 

 

Presagio de luz

ficción bíblica: Éxodo Shmot

Traducido del inglés y editado por Caro Cynovich carocynovich@gmail.com

­pharaohs-daughterPresagio de luz

­—Seiscientos treinta y ocho bebés varones se han lanzado en el Nilo —el capitán leyó de su rollo de papiro—. Dieciocho bebés varones han sido evacuados por sus familias a otros distritos, y un bebé de sexo masculino está desaparecido.

—¿Qué significa “desaparecido”? —Faraón preguntó con irritación desde su trono.

—Hemos buscado por todos los rincones de la casa de la familia —explicó el capitán en tono de disculpa—, y la de sus vecinos, familiares y cualquier persona que están en contacto regular con ellos. Hemos buscado detrás de cada arbusto y debajo de cada piedra, pero el bebé no está en ninguna parte.

—¿Qué dice la familia? —Faraón demandó—. ¿Qué es lo que dicen que pasó con el bebé?

—Afirman que el bebé ya fue tirado en el Nilo, pero no hay mención de esto en nuestros registros.

—¿Está seguro?

—Estamos seguros, oh Faraón. Nuestros registros son impecables. Nuestras fuerzas no han supervisado el lanzamiento del niño Amram en el Nilo.

—Amram, usted dice —Faraón asintió pensativamente—. De seguro que es su hijo. Él es el líder de los hebreos. Su hijo sería sin duda un candidato para ser el Redentor destinado. ¿Dónde puede estar?

—Yo puedo responder a eso, Padre —una sorprendente mujer joven declaró mientras entraba en la sala de audiencias del Faraón.

—Hija, ¿qué significa esta interrupción? —Faraón preguntó con sorpresa y disgusto.

—Puedo informar acerca del niño desaparecido no han logrado ahogar.

—Hija, yo sé que no apruebas nuestras acciones. Sin embargo, debes tener en cuenta que esto es por el bien de Egipto.

—Pfah  —la hija hizo un gesto de escupir—. Sacrificas criaturas inocentes, ¿y aún así te llamas un héroe? Pones demasiada fe en los augurios de tus astrólogos.

—Hija, ten cuidado con esa lengua o puede que ese órgano ofensor sea extraído. Te puede pasar incluso a ti, mi preciosa joya.

—¿Se podría silenciar a la única persona que te dice la verdad? Tú estás rodeado de estos aduladores que han torcido tu mente con la superstición y verdades a medias. Ellos conducirán a Egipto a nada más que miseria.

—Capitán  —el Faraón dio la espalda a su hija—, puede retirarse, y al salir, llame al Verdugo Real y a mis consejeros.

La hija dio un paso atrás ante la mención del verdugo.

—Hija —Faraón le devolvió la mirada—, no debes discutir conmigo en ese tono, y ciertamente no en frente de mis subordinados. Creo que tal vez una lección de respeto sea necesaria.

—¿Cómo puedo respetar a un asesino a sangre fría?

—Yo te mostraré.

Momentos más tarde, el Verdugo Real entró, seguido por los asesores de Faraón, Jeinis y Jimbrei.

—Verdugo, ¿qué formas temporales tiene usted para silenciar a una persona? —Faraón miró significativamente a su hija—: Yo sé que las lenguas no vuelven a crecer, pero ¿hay algo que se pueda hacer a corto plazo que pueda enseñarle una lección permanente a mi hija, acerca de los modales que debe tener una Princesa?

—Hierros, Faraón. Los hierros son la solución.

—¿Se podría cerrar su boca con hierros? A pesar de estar tentado con la idea, me gustaría algo menos indecoroso.

—No, Faraón. Me refería a los hierros calientes. Si tocamos su lengua o la parte interna de la boca con hierros candentes, ella no hablará por un tiempo, y con el tiempo sanará.

—¿Por cuánto tiempo estará ella en silencio?

—No estoy seguro. Las pocas veces que lo intentaron, los sujetos murieron a causa de sus heridas, pero me gustaría tener mucho cuidado con la princesa. Haría falta quizás varios meses para sanar, tal vez incluso un año.

—Un año es muy bueno entonces. Tenga cuidado de no estropear sus hermosas facciones. Y si ella no habla de nuevo en un año, Verdugo, usted perderá más que solo la lengua.

—Pero, Padre —exclamó la hija alarmada— : ¡Pensé que querías saber sobre el niño desaparecido!

—Sí, pues. Dime.

—Sólo si no le permites al Verdugo lastimarme.

—Eso, querida, dependerá de la naturaleza de la respuesta.

—Tengo el bebé.

—¿En serio? Buen trabajo. Entrégalo al Verdugo y podremos deshacernos de él ahora mismo.

—No.

—¿Qué quiere decir ‘No’ ?

—No lo entregaré. Él es mi hijo.

—¿Tu hijo ? ¿Tu hijo? —Faraón bajó de su trono y comenzó a gritar—. ¡En el nombre de Ra! ¿De qué estás hablando?

—Lo encontré en el río. Yo lo he adoptado como mi hijo. De acuerdo con todas las leyes antiguas, él es mío. No puedes tenerlo.

—¿Tenerlo? No quiero tenerlo. ¡Quiero matarlo! Él puede ser la cosa más peligrosa para el Imperio Egipcio, ¿y tú lo estás protegiendo?

—Sí. Y si pudiera, me gustaría proteger a todos y cada uno de esos bebés inocentes que tú crees que son tan peligrosos.

—¡Hija! ¡Estás yendo demasiado lejos!

—¡No! ¡Yo no voy lo suficientemente lejos! Nunca lo entregaré. Si puedo salvar aunque sea un niño, habré cumplido con mi deber.

—¿Te atreverías? ¿Te atreverías a rebelarte contra el mandato de tu padre? Esto es traición. No te liberarás de mi castigo.

—Me atrevo. Debería haber hecho esto hace mucho tiempo.

—Que así sea. ¡Verdugo! Vamos a ejecutar la princesa, aquí y ahora, sin demora. No puedo soportar ni un momento más con esta niña rebelde. ¡Hazlo ahora!

El Verdugo cogió a toda prisa a la princesa y un banco acolchado y se preparó para decapitarla. La obligó a arrodillarse en el suelo y ató firmemente su torso al banquillo, dejando espacio para que la cabeza quede a un lado. Ató las manos de la princesa a su espalda y colocó una bandeja en el suelo donde su cabeza caería. Faraón iba y venía hirviendo de rabia, pero conteniendo las lágrimas. Entonces el Verdugo desenfundó la espada y pasó una uña sobre su borde para comprobar su filo. Abrió las piernas y levantó la espada. La bajó lentamente hasta el cuello de la princesa para verificar el ángulo y la distancia necesaria para hacer un rápido y limpio corte. Luego levantó la espada de nuevo y tensó fuerte sus músculos, a punto de dejarla caer, a punto de hacerla caer a la princesa, rápido y fuerte.

—O Faraón —Jeinis hizo una reverencia–, ¿puedo ser tan atrevido como para interrumpir?

—Procede, Jeinis —Faraón levantó la mano al Verdugo para que se detuviera, agradecido por el alivio y la esperanza de que Jeinis proporcionaría una solución diferente. Mientras tanto, el Verdugo bajó lentamente la espada, decepcionado.

—De acuerdo con los signos más recientes, parece que la crisis ha terminado –continuó Jeinis.

—¿Qué quieres decir?

—Lo que quiere decir, oh Faraón —Jimbrei intervino—, que de acuerdo a las estrellas, el Redentor ya ha sido lanzado al Nilo.

—¿Ya lanzado? Eso es un alivio. ¿Estamos fuera de peligro entonces?

—Um, no exactamente —Jeinis murmuró.

—Entonces, ¿hay peligro o no?

—Faraón sabe lo difícil que es leer las estrellas —Jimbrei entonó—.Parece que la necesidad de tirar a los niños en el Nilo ha pasado. El peligro del Redentor destinado aún está por ahí, pero es vago y difícil de leer. Debemos permanecer a la escucha.

—¿Pero ya puede parar el ahogamiento de niños? —la princesa intervino desde su posición, atada y de rodillas sobre el banco.

—Sí, princesa —Jimbrei respondió de mala gana.

—Entonces no hay razón por la que no puedo mantener a mi hijo, padre.

—Si eso hará que se detenga tus incesantes quejas, blasfemias y rebeldía, pues puedes mantener a este niño – con una condición.

—¿Y cuál sería esa condición?

—No adoptarás otro de los hebreos de nuevo. Este será su primer y único hijo de ese pueblo. No les deberá ofrecer una protección de esta manera. Y si tengo la sensación de que este niño es una amenaza en cualquier forma, irá con los Verdugos.

—De acuerdo. Felicitaciones, Padre, ahora eres un abuelo.

—Ahórrate el melodrama. Suelte a la princesa —el Faraón hizo señas al Verdugo—. Vamos a examinar este niño.

—Oh, Padre, lo amarás. Es un niño precioso —la princesa cantó mientras el Verdugo la desató y la ayudó a levantarse.

—Yo decidiré eso.

—Traeré el bebé —dijo la princesa mientras salía orgullosamente al pasillo.

Faraón se sentó en su trono, aliviado. ¿Cómo fue que merecí una hija tan difícil? Aunque me gustaría que mis soldados fueran al menos la mitad de valientes que ella – entonces el mundo entero estaría aterrado de nosotros, pensó con orgullo paternal.

—¿Es prudente dejar que se quede con el niño? —Jeinis preguntó a Faraón.

—Si eso apaciguará a mi hija y dejará de juzgarme, entonces valdrá la pena.

—Si este es el hijo de Amram —Jimbrei añadió—, podría tener ramificaciones curiosas.

—Hmm. ¿Quiero tener al hijo de mis enemigos en mi casa? Si fuera un rehén sería una cosa, pero como hijo adoptivo no estoy tan seguro.

—Es bueno tener a los amigos cerca, Faraón —Jimbrei citó—, pero es mejor mantener a los enemigos más cerca.

—Sí, vamos a mantener una estrecha vigilancia sobre el hijo de Amram. Él todavía puede ser de utilidad para nosotros.

La hija de Faraón, radiante de alegría, volvió a entrar en la sala con un bebé en sus brazos.

—Aquí Padre, éste es mi hijo.

—Él… ¡es hermoso! —Faraón tartamudeó.

—Te dije que era especial.

—¿Qué hay en su piel? Parece que está brillando. ¿Es esto brujería?

Jeinis y Jimbrei se asomaron sobre el bebé e hicieron varios movimientos arcanos con sus manos.

—¡Saquen sus garras de mi bebé! —la princesa abrazó al bebé, defensiva.

—Nosotros no sentimos ningún tipo de magia que rodea al bebé – él es realmente un espécimen sorprendente —Jimbrei concluyó.

—Déjame darle otra mirada, hija.

—Solo si les ordenas a tus secuaces que se alejen.

—Jeinis, Jimbrei, por favor, dejen que la princesa tenga un poco de espacio  —los asesores retrocedieron obedientemente, aunque todavía mirando al niño con abierta curiosidad.

La princesa volvió a mostrarle el bebé a Faraón. Faraón disfrutó de la visión del bebé, pareció calmarse de a poco e incluso alegrarse de mirarlo.

—Es verdaderamente hermoso. ¿Cuál es su nombre?

—Yo lo he llamado Moisés, porque desde el agua lo saqué.

Moisés. Un escalofrío recorrió la espalda de Faraón ante la mención de ese nombre. Egipto aún puede que lamente este día, el Faraón pensó para sí mismo. El día que dejemos a Moisés con vida y lo introdujimos en nuestra casa.

El primer antisemita

ficción bíblica: Génesis Vayehi

Traducido del inglés y editado por Caro Cynovich carocynovich@gmail.com

­josephEmbalmed

El primer antisemita

—Padre —preguntó el chico—, ¿por qué ese ataúd está hecho de metal? Pensé que por lo general eran de cerámica o de madera.

—Eso es muy perceptivo de tu parte, hijo —respondió el padre, mientras seguían al cortejo fúnebre—. Este es un ataúd especial para José, el antiguo Virrey.

—¿Por qué es tan diferente entonces?

—Vas a ver muy pronto. Su entierro será diferente.

—Y hay tanta gente aquí… Nunca he visto tanta gente para un funeral antes.

—Sí, es realmente grande. Creo que el entierro de Jacobo, el padre del Virrey, llegó a ser tan grande como este. Y desde entonces su familia ha crecido aún más.

—¿Qué familia, Padre?

—Pues los hijos de Israel. Ellos se han multiplicado a un ritmo asombroso.

—Lo dices como si fuera algo malo.

—Creo que no es bueno que los extranjeros deban llegar a ser tan poderosos. Ya era bastante preocupante cuando el Virrey tenía tanta influencia y control sobre Egipto.

La procesión continuó hacia los cementerios reales.

—¿Y quiénes son esos hombres viejos que llevan el ataúd?

—Esos son los hermanos del Virrey y sus dos hijos.

—La guardia de honor Real parece más armada de lo habitual, y hay muchos soldados.

—Nuevamente estás siendo muy perceptivo, hijo mío. Eso es muy bueno. Siempre es importante tomar nota de todos los detalles.

Los hermanos querían entrar en la puerta de entrada a los cementerios Reales, pero la guardia de honor, en cambio, los guió hacia el río.

La procesión se detuvo por un momento. Cuando los hermanos se dieron cuenta de que los guardias tenían la ventaja, siguieron hacia el río.

—Ya ves, hijo mío. A veces, sólo una demostración de fuerza es suficiente para evitar el uso de la fuerza, y se puede prescindir de violencia derrochada.

—Sí, padre. Por un momento, sin embargo, me pareció que sería una pelea.

—Era un riesgo. Pero los hebreos son inteligentes. Ellos no pelearían por algo así.

La procesión se acercó a la orilla del Nilo, con la guardia de honor dirigiendo de cerca a los hermanos para que llevaran el ataúd hacia la orilla.

—¿Dónde van a enterrarlo, Padre?

—En el Nilo.

—¿En el Nilo? Eso es tan extraño. Nunca he oído hablar de tal cosa. ¿Por qué en el río?

—Para hacer que su cuerpo sea menos accesible.

—¿Menos accesible? ¿Menos accesible a quién? ¿Para qué?

—Digamos que no sería conveniente si su familia pudiera tener fácil acceso a sus restos.

—¿Pero por qué ? Pensé que el viejo Virrey hizo grandes cosas por Egipto. Me enteré de que él solo salvó el imperio de la hambruna. Este no parece ser un entierro honorable.

—Hmmm. Deben dejar de enseñar historias inventadas. José pudo haber hecho cosas buenas para Egipto en el pasado, pero aún así él era un hebreo. Además, él hizo esas cosas también por su propio interés. Él había sido un humilde esclavo encarcelado antes de que el Faraón anterior lo hubiera elevado de rango, y así terminó invitando a toda su familia a trasladarse a Egipto – y les dio las mejores tierras.

La procesión llegó el agua y los hermanos, bajo la atenta mirada y las lanzas de la guardia de honor, bajaron solemnemente el ataúd al río.

Hordas de hebreos se apresuraron a la orilla, para mirar al ataúd que se hundía rápidamente. Todos señalaban y se miraban los unos a los otros. Prestaron atención a los árboles que los rodeaban y a los caminos y a los paisajes del otro lado del Nilo, como si estuvieran intentando memorizar la ubicación exacta.

—No entiendo, Padre —el muchacho continuó—. Los hebreos siempre han sido leales y ejemplares ciudadanos egipcios. Sé que muchos de los nietos de José permanecen en servicio real y son generalmente los mejores administradores y los soldados más temibles.

—Sin embargo, hijo mío —explicó el padre mientras inspeccionaba todos los hebreos en la orilla—. Ellos son extranjeros. No son nuestros amigos y tú harías bien en recordar eso. Ellos siempre se han mantenido al margen de nosotros, los egipcios, y de nuestra cultura. Ellos desprecian a nuestros dioses, nuestra adoración y prácticas. Y los hebreos que sí abrazan nuestras prácticas… ellos son los peores. Intentan duramente internarse en nuestros círculos, pero no son más que traidores de dos caras. ¡Les temo!

—Sí, padre. Entiendo y oigo lo que dices. Entonces tenemos que encontrar una manera de protegernos de estos hebreos. ¡Son tan numerosos!

—Vamos a tener que encontrar una manera. Ahora que el Virrey ha muerto será más fácil. Pero hará falta tiempo y paciencia. Los otros hermanos no son menos inteligentes de lo que José era, aunque quizá no sean tan sofisticados en las formas de gobierno.

—Como tú digas, Padre.

—Hijo, eres lo suficientemente mayor como para llamarme por mi nombre formal. Debes acostumbrarse a esto.

—Sí, Faraón.

—No hay que olvidar que estos hebreos son una amenaza. Tal vez la mayor amenaza a la que se enfrentará el imperio. Yo me pondré en movimiento, pero puede que termines siendo tú quienes deba enfrentarse directamente a ellos.

—Sí, Faraón. No te voy a defraudar.

José revelado

ficción bíblica: Génesis Vaigash

Traducido del inglés y editado por Caro Cynovich carocynovich@gmail.com

 

joseph_receives_his_brothers_cameoJosé revelado

—Estamos todos listos para ser esclavos de mi señor  —dijo Judá, postrado en el suelo con sus hermanos.

—Tonterías  —el Virrey declaró con una voz extraña—.  El hombre en cuyo poder se encontró la copa —señaló a Benjamín—, él será mi esclavo. En cuanto a ustedes —indicó al resto de los hermanos—, vayan en paz con su padre.

¿Por qué está obsesionado con Benjamín? Judá se preguntó. Acabamos de ofrecerle esclavos fuertes y valiosos, pero él sólo está interesado en Benjamín. Tiene que haber más en esto que lo que podemos ver.

—Por favor, mi señor  —Judá levantó la cabeza, aún de rodillas—, podré yo, tu siervo, hablar unas palabras en tu oído. Y espero que tu enojo no se levante sobre mí, ya que tú eres como Faraón.

El Virrey le indicó a Judá que se acercase a su silla.

Tengo que hacerle entender la dinámica de la familia, pensó Judá. Si él se queda con Benjamín, el hijo que queda de Rachel, ¡padre va a morir! Yo no puedo ser el culpable de que otro hermano sea esclavizado. Sería un destino demasiado cruel.

Judá le repitió al Virrey, en un susurro, la historia reciente de la familia y los sucesos importantes. Le explicó cuán querido era Benjamín para su padre, sobre todo desde la desaparición de José, el primer hijo de su amada Rachel.

Este Virrey es poderoso e inteligente, Judah señaló para sí mismo. A pesar de que actúa de forma extraña. Si él sigue teniendo la intención de adquirir un esclavo, me ofreceré a mí mismo.

—Si regreso a mi padre —Judá declaró— y el joven no está con nosotros, morirá. Su alma está muy ligada al alma de Benjamín. No quiero ser yo quien tenga la culpa de haber llevado el alma de mi padre a la tumba llena de pena.

Judá se detuvo un momento para recuperar el aliento y ver el impacto de sus palabras en el Virrey. Puedo sentir su agitación interior, Judá pensó esperanzado, y sus ojos se están humedeciendo. Tengo que seguir adelante.

—Porque yo tomé la responsabilidad del más joven de mi padre cuando le dije:”Si no te lo vuelvo a traer, entonces yo estaré pecando ante mi padre para siempre”. Ahora, por lo tanto, por favor, déjame quedarme en lugar del joven como tu siervo, mi señor —Judá observó la respiración agitada del Virrey—. Deja que el joven vaya con sus hermanos. ¿Cómo podré regresar con mi padre si Benjamín no está conmigo, para ver cómo se apena por él?

Los ojos del Virrey se abrieron con sorpresa. Él está sorprendido por mi voluntad de cambiar de lugar con Benjamín, Judah concluyó. Su rostro se está desfigurando y retorciendo…

—¡Basta! —el Virrey gritó, arrancando de su cabeza todos sus ornamentos.

—¡Sirvientes! ¡Salgan de la habitación! —el Virrey continuó gritando con los ojos desorbitados.

Judá y sus hermanos estaban confundidos, sin saber qué hacer.

—Ustedes. Quédense —el Virrey señaló los hermanos, apenas conteniéndose a sí mismo.

Todos los guardias y personal de la casa se ​​escabulleron rápidamente fuera de la sala, perplejos por el arrebato inusual de su amo.

Tan pronto como el último criado cerró la puerta de la sala, el Virrey se lamentó:

—¡Aaaaaah!

El grito fue fuerte y potente; parecía hacer eco de un alma torturada. Repercutió en toda la mansión del Virrey y más allá: atravesó el corazón de cualquiera que lo escuchara. Los hermanos se quedaron atónitos y confundidos.

¿Quién es este hombre? Judá se preguntó. ¿Qué hemos desatado?

—Yo soy José —el Virrey les confesó entre sollozos—. ¿Mi padre aún está vivo?

¡Esto no es posible! Judá pensó con asombro. ¡¿José?! ¿Cómo puede ser esto? ¿Después de todos estos años?

Los hermanos se miraron con una mezcla de miedo e incredulidad.

¿Será posible? Judá buscó a los demás con la mirada. ¿José? ¿El hermano al que traicionamos? ¿Ahora es el hombre más poderoso de Egipto? ¿Qué es lo que quiere? ¿Buscará la venganza? ¿Es todo esto una artimaña para castigarnos?

Judá y sus hermanos dieron un paso atrás con aprehensión.

—Por favor, acérquense a mí —José los llamó, al ver su desconfianza—.Yo soy José vuestro hermano —dijo, controlando sus lágrimas—. Soy yo, el que vendieron como esclavo para Egipto. Y ahora, no se aflijan ni se reprochen a sí mismos por haberme vendido, porque Dios me envió hasta aquí antes que a ustedes para que yo fuera su proveedor de alimentos. Porque estos han sido tan solo dos de los años de sequía y hambre en la tierra, y aún quedan cinco años más en los cuales no habrá ni siembra ni siega.

¿Es esto posible? Judá comenzó a recuperarse de su sorpresa y examinó a José más de cerca. Ahora percibo algunos de sus viejos modales. Pero veo cómo ha crecido y madurado. Él ya no es el hijo mimado y vanidoso que echamos. Él todavía es grandioso, pero de una manera fuerte y poderosa. ¡Dios está con él!

José les dijo a sus hermanos acerca de cómo ser vendido como esclavo había sido parte de un plan divino para salvar a la familia de la escasez. Aún así, los hermanos estaban preocupados e inseguros de las intenciones de José.

—Rápido. Vuelvan con nuestro padre y díganle que esto es lo que dijo su hijo José: Dios me ha hecho señor de todo Egipto. Ven a mí, no te demores. Tú podrás vivir en la tierra de Goshen y estarás cerca de mí. Tú, tus hijos, tus nietos, tus ovejas y tus vacas, y todo lo que es tuyo. Y yo cuidaré de ustedes allí – porque habrá otros cinco años de hambre – por lo que no voy a dejar que sean indigentes. Ni tú, ni tu hogar ni todo lo que es tuyo.

¡Quiere ayudarnos! Judá se sorprendió. Él no guarda rencor y busca encargarse de toda la familia. ¡Esto es increíble! Nuestro sufrimiento se ha convertido en salvación y en alegría, aunque haya algunos de mis hermanos no parezcan convencidos. Sé que José también lo percibe.

—He aquí —José hizo un gesto hacia Benjamín—. Sus propios ojos ven, al igual que los ojos de mi hermano Benjamín, que soy yo, su hermano, quien les está hablando.

José se acercó a Benjamín y lo abrazó con fuerza. Las lágrimas corrían ahora profusamente por las mejillas de los hijos reunidos de Rachel.

¡Él es José! Judá afirmó. ¡José está de vuelta! La mano de Dios está claramente presente en todos estos hechos. ¡Es increíble!

Rubén fue el siguiente en abrazar a José, el hermano mayor que había tratado de salvar a José hacía tantos años.

Y entonces José se acercó a Judá. Fue mi iniciativa la de venderlo, Judá pensó con culpa. Yo soy quién creó toda esta angustia.

Pero los ojos de José sólo se llenaron de lágrimas y de amor y de perdón. Su aura parecía decirle a Judá: Estás perdonado, mi hermano. Todo está perdonado.

Hermano, cada uno de ellos pensaban mientras se abrazaban cálidamente.

 

Cáscara de electrónes judío

Netziv Génesis: Vaigash

Cáscara de electrónes judío

“El hombre científico ordinario es estrictamente un sentimental. Él es un sentimental en este sentido fundamental, que está empapado y arrastrado por meras asociaciones.” -G. K. Chesterton

12 tribes of israelHay un fenómeno inusual que ocurre con el recuento de las tribus de Israel. Todo el mundo sabe que hay doce tribus, sin embargo, la identidad de esas tribus parece cambiar dependiendo de la ocasión.

Las doce tribus se basan en los doce hijos de Jacobo: Rubén, Shimón, Leví, Judá, Yissachar, Zabulón, Gad, Aser, Dan, Naftali, José y Benjamín. Sin embargo, una vez que las tribus de Israel salen de Egipto y se mueven hacia el desierto, se produce un cambio. La tribu de Leví se toma fuera de la mezcla, presumiblemente a causa de su condición sacerdotal y la tribu de José se divide en dos, nombrado por los hijos de José: Menashe y Efraim. Sin embargo, hay momentos en que Leví se cuenta y en esas ocasiones Menashe y Efraim nuevamente se colapsa dentro de la entidad llamada José.

En química, aprendemos sobre los electrones y sus órbitas. Mientras que la identidad del electrón en particular puede y va a cambiar, el número de electrones que completan una cáscara es fijo y crucial.

El Netziv en Génesis 46:27 explica que una función similar (no se refiere a la química) se está produciendo en el conteo de las tribus. El número doce es inviolable. Las tribus de Israel siempre deben ser doce. La identidad o composición de cada tribu es secundario. Si Levi no está, entonces José se expande a Menashe y Efraim. Si se encuentra Levi, se contraen de nuevo a José otra vez, manteniendo el número doce intacto.

Hay un principio similar en la formación de un minián, (quórum de diez hombres judíos necesarios para el rezo público). No nos fijamos en el calibre o la importancia de un participante en particular – lo que importa, lo que es crucial, es que el conteo sea completo.

Que siempre seremos contados entre las causas y asociaciones nobles.

Shabat Shalom,

Ben-Tzion

dedicación

Para los miembros de la familia que llegan a Montevideo para el Bar- Mitzvah. Nos estamos acercando a ese minián.

Jewish Electron Shells

First posted on The Times of Israel at: http://blogs.timesofisrael.com/vayigash-jewish-electron-shells/

Netziv Genesis: Vayigash

Jewish Electron Shells

“The ordinary scientific man is strictly a sentimentalist. He is a sentimentalist in this essential sense, that he is soaked and swept away by mere associations.” -G. K. Chesterton

12 tribes of israel

There is an unusual phenomenon that occurs upon the counting of the tribes of Israel. Everyone knows that there are twelve tribes; however, the identity of those tribes seems to switch depending on the occasion.

The twelve tribes are based on the twelve sons of Jacob: Reuben, Shimon, Levi, Judah, Yissachar, Zevulun, Gad, Asher, Dan, Naftali, Joseph and Benjamin. However, once the tribes of Israel leave Egypt and move to the desert, a change occurs. The tribe of Levi is taken out of the mix, presumably because of its priestly status and the tribe of Joseph is split into two, named after Joseph’s sons: Menashe and Ephraim. However, there are times that Levi is counted and on those occasions Menashe and Ephraim once again collapse into the entity called Joseph.

In chemistry, we learn about electrons, their orbits, how many electrons fill a shell and how that gets atoms to form into molecules. While the identity of the particular electron can and will change, the number of electrons that complete a shell is both fixed and crucial.

The Netziv on Genesis 46:27 explains that a similar function (he doesn’t refer to chemistry) is occurring upon the counting of the tribes. The number twelve is inviolate. The tribes of Israel must always number twelve. The identity or composition of each tribe is secondary. If Levi is out, then Joseph expands to Menashe and Ephraim. If Levi is in, they contract back to Joseph again, keeping the number twelve intact.

There is a similar principle in the formation of a minyan, (the quorum of ten Jewish men required for public prayer). We don’t look at the caliber or importance of a particular participant – what matters, what is crucial, is that the count be full.

May we always be counted amongst noble causes and associations.

Shabbat Shalom,

Ben-Tzion

Dedication

To the family members arriving in Montevideo for the Bar-Mitzvah. We’re getting closer to that minyan.

El miedo de Benjamín

ficción bíblica: Génesis Miketz

Traducido del inglés y editado por Caro Cynovich carocynovich@gmail.com

­benjaminCupEl miedo de Benjamín

—No fue tan terrible como me temía —Benjamín exhaló—. De hecho, fue realmente agradable. El Virrey es un generoso anfitrión.

—Sí —añadió Simeón—. Incluso después de que me encarcelaron, me trataron como un huésped real.

Benjamín y sus diez medio-hermanos viajaban con sus burros cargados de grano hacia fuera de la capital egipcia.

—Todo el encuentro fue extraño —advirtió Judá pensativamente—. La conducta del Virrey fue inusual. Primero nos acusó de ser espías, y cuando llevamos a Benjamín nos trató como hermanos perdidos. Su línea de preguntas también era extraña. Muy personales. Creo que él no estaba convencido de Benjamín fuera nuestro hermano. Era como si estuviera tratando de determinar nuestros sentimientos hacia Benjamín. Me pregunto, ¿por qué le importaría?

—Seamos agradecidos de que hemos recuperado Simeón —Reubén aconsejó—. No hay necesidad de buscar nuevas preocupaciones. Démonos prisa para volver a casa a Canaán y dejar este episodio atrás.

Estando de acuerdo con Reubén, Benjamín miró hacia atrás como si fuera a dar un último adiós a la capital.

—¿Qué es esa nube? —se preguntó, perplejo.

Se está moviendo hacia nosotros rápidamente, pensó Benjamín.

Todos los hermanos se dieron vuelta.

—No es bueno —dijo Judá.

—Se trata de un ejército —señaló Simeón.

Sí. Es el polvo que levanta un pelotón al moverse rápido. El corazón de Benjamín latía más rápido.

—¿Tal vez es un nuevo despliegue de tropas? —dijo Reubén, esperanzado.

—No. Es un ejército en persecución —declaró Judá.

—¿A quiénes están persiguiendo? —preguntó Benjamín nerviosamente.

—En vista de que no hay otros grupos en este camino que hayan tenido trato con los gobernantes, sospecho que nos persiguen a nosotros —concluyó Judá.

—Corramos —Simeón instó.

—Nuestros burros nunca podrán dejar atrás a sus caballos —Judá contestó—. No hemos hecho nada malo, aunque estoy preocupado. Formen un perímetro alrededor de Benjamín, y sigamos nuestro camino casualmente, como si no pasara nada.

—No necesito protección especial —Benjamín protestó débilmente. ¿Me dejarán solo a la primera señal de problemas? Mis hermanastros tienen una historia de traición hacia los hijos de Rachel.

—Le prometí a Padre tu seguridad —respondió Judá—. Si algo te llegara a suceder a ti, hijo de su amada Rachel, Padre probablemente moriría de la pena. Él no tomaría ese tipo de noticias del resto de nosotros tan mal como si te pasara algo a ti.

Benjamín asintió con la cabeza mientras sus hermanos lo rodearon en sus monturas. Judá es un hombre de palabra, y el resto podría seguir su ejemplo.

Momentos después una caballería de cien hombres fuertes los rodearon. Eran liderados por el capitán del Virrey, el joven y autoritario Menashé.

—¡Deténganse, bandidos! —Menashé gritó mientra cien lanzas apuntaban a los hermanos.

—¿Por qué se dirige a nosotros así, mi Señor? —Reubén preguntó.

—¿Por qué han pagado con mal a la generosidad de mi amo? —Menashé replicó coléricamente—. Ustedes han robado su preciado recipiente para beber. ¿No esperaban que él descubriera su ausencia? Le han hecho un mal.

—Dios no quiera que sus humildes siervos hicieran tal cosa —respondió Reubén—. Ya hemos devuelto el dinero que fue colocado por error en nuestras bolsas. ¿Cómo podríamos tomar algo de la casa de tu amo, ya sea de plata o de oro? ¡Revísanos! Si hallas que alguno de nosotros tiene un objeto robado, que sea condenado con la muerte, y el resto seremos esclavos.

—Será como usted diga —sonrió Menashé—. Aunque no vamos a ser tan duros como tú sugieres. La simple justicia egipcia bastará. El ladrón se convertirá en mi esclavo y el resto de ustedes será libre de partir.

Reubén descargó su pesada bolsa de arpillera de su burro, la colocó en el suelo y la abrió para que Menashé la inspeccionara. Cada uno de los hermanos repitieron a su vez el gesto.

Menashé desmontó de su orgulloso caballo egipcio y, al amparo de las lanzas de la caballería, se acercó a las bolsas. Cogió una espada corta de su lado derecho y la metió en el bolso abierto de Reuben. Hizo girar el cuchillo en la bolsa para oír el silbido de grano en el acero.

Menashé repitió los movimientos con cada uno de los hermanos siguientes: Simeón, Leví, Judá, Gad, Asher, Yisajar, Zebulun, Dan y Naftalí. Los hermanos se relajaron, sintiendo que estaban siendo probados inocente de esta acusación injusta. Judá estaba más cauteloso, percibiendo problemas.

Menashé clavó su espada en el costal de Benjamín. Un “clink” se escuchó claramente cuando el metal del puñal tocó otro metal. Menashé hundió su mano en la bolsa de granos y reveló triunfante la copa de plata del Virrey.

Los hermanos se quedaron sin aliento. Rasgaron sus vestiduras en señal de pena. Benjamín no podía creerlo. Simeón susurró con rabia:

—Ladrón, ¡hijo de una ladrona! Al igual que tu madre era una pequeña bandida, así has salido.

Simeón siempre fue el más áspero, Benjamín intentó luchar contra su desesperación. No puedo dejar que ponga a mis otros hermanos en contra mío.

—No me hables de mentiras y juegos sucios —Benjamín siseó—. ¿Acaso fui yo el que vendió a José como esclavo? ¿Quién engañó a nuestro Padre? No presumas mostrar justicia conmigo, Simeón. Soy tan libre de culpa de este robo como lo estoy de la venta de José. Esto no es obra mía.

—No tengo por qué soportar una disputa familiar —Menashé interrumpió—. ¡Tú, Benjamín! Ven conmigo. Voy a ser un firme maestro, mi nuevo esclavo. El resto de ustedes pueden retirarse.

Esto es todo. Este es el momento de la verdad. ¿Acaso mis hermanos traicionarán nuevamente a un hijo de Rachel? ¿Mostrarán que aún son unos hermanastros celosos?

Nadie se movió. Los hermanos miraron fijamente a Menashé y luego de nuevo a Benjamín. No parecieron reaccionar ante la situación.

—¿Están podridos sus cerebros, hebreos? —Menashé gruñó—. ¿No me han oído? Aléjense de mi esclavo, así puedo tomar lo que me pertenece por ley. El resto de ustedes son libres de irse.

¡No me dejen! Benjamín les quería hablar con el pensamiento. ¡Si me dejan, todos vamos a caer! Voy a convertirme en un esclavo, Padre moriría de la angustia y la familia se vendría abajo. No dejen que la familia de Israel termine antes de haber comenzado.

Menashé hizo señas a sus tropas y el anillo de lanzas se hizo más fuerte alrededor de los hermanos. Instintivamente, los hermanos rodearon a Benjamín en una formación más cerrada, cada uno con su espalda hacia el menor, de cara a los soldados.

Mis hermanos están conmigo. Benjamín se sintió esperanzado.

Las lanzas se abrieron y señalaron hacia el norte.

—¡Hijos de Jacobo! —Menashé comandó—. Ahora están interfiriendo en mi negocio. Por favor, dejen a mi nuevo esclavo. Supongo que no quieren hacer problemas con mis tropas. Además, si alguna vez quieren comprar más grano de Egipto, le recomiendo que dejen todo esto inmediatamente, sin más demora o resistencia.

No me dejen. Benjamin oró. ¡Judá, por favor, debes decir algo!

—Todos vamos a regresar con Benjamín —Judá dijo, parándose alto.

—Eso no es necesario ni preferible —Menashé respondió, tratando de ocultar una sonrisa.

—Sin embargo, insistimos —Judá reafirmó—. Vamos a ir juntos, o usted tendrá una pequeña pelea en sus manos.

Al escuchar esas palabras todos los hijos de Jacobo dieron un paso hacia adelante, con sus espadas desenfundadas. Las lanzas se movieron hacia atrás con aprensión.

—No voy a correr el riesgo de dañar mi nueva adquisición —Menashé estaba sorprendido por la determinación de los hebreos—. Los escoltaremos a todos ustedes de nuevo hasta el Virrey, donde él decidirá a su juicio.

Con otro movimiento de la mano de Menashé, las lanzas se abrieron camino hacia el sur y se cerraban en la parte norte, empujando a los hermanos de vuelta a la ciudad.

—Nosotros no te abandonaremos —Judá le susurró a Benjamín—. Nunca te abandonaremos. Nunca más volveremos a traicionar a un hermano.

Y luego, en voz baja y para sí mismo, Judá continuó: ya he cometido ese error una vez.

El abogado egipcio de José

ficción bíblica: Génesis Vayishlaj

Traducido del inglés y editado por Caro Cynovich carocynovich@gmail.com

­dorePharaohSmallEl abogado egipcio de José

—Ejecuten al esclavo —Faraón entonó, mientras tomaba delicadamente un sorbo de vino—. ¿Por qué es necesario molestarse por un caso tan común?

—Es esclavo de Potifar —respondió el Sumo Sacerdote—. El propio Potifar pidió esta audiencia.

—Curioso… —Faraón respondió, levantando los ojos de su copa de plata—. Entonces háganlo pasar.

Un guardia real anunció solemnemente:

—El Gran Chambelán, Potifar.

Otros dos guardias abrieron las altas puertas —incrustadas de oro— de la sala de audiencias públicas del Faraón.

Potifar, que había estado esperando en la antecámara, entró más lento que lo habitual. Él era llamado a menudo a la sala con fines comerciales. Esta era la primera vez que se acercaba al Faraón con un tema tan sensible y personal. Potifar vio las filas de sacerdotes acompañantes sentados a ambos lados del recinto. Vio a los eunucos de pie, sosteniendo grandes ramas de palmera, en cada extremo de la larga cámara revestida de mármol. Estaban constantemente abanicando el espacio, creando un ambiente mucho más fresco que el calor abrasante del exterior. Potifar pasó por delante de las estatuas de faraones anteriores y otras figuras de la historia de Egipto. Se acercó al trono. A tres pasos de distancia se dejó caer de rodillas y realizó el homenaje habitual.

—¡Dios te salve, Faraón! ¡Rey y Señor!

—Dios salve al Faraón —los sacerdotes corearon—. Rey y Señor.”

—Potifar  —Faraón hizo señas para que se levantara— ¿Por qué nos molestas con un crimen tan sencillo? Mata al esclavo y termina con esto.

—No es tan simple, oh Faraón —Potifar se aclaró la garganta— No estoy seguro de que el esclavo sea culpable.

—No entendemos el problema —dijo el Faraón, en un tono perturbado—. Tu esposa, esposa del Gran Chambelán, acusa a un humilde esclavo de acoso y estamos aquí sentados… ¿discutiendo su inocencia? Mátalo y consigue un nuevo esclavo.

—¿Acaso el Maestro de Justicia —interrumpió un sacerdote desde un lado—, no buscará la justicia?

—¿Quién es este perro insolente? —Faraón le preguntó al Sumo Sacerdote—. ¿No puedes controlar a sus propios sacerdotes?

—Yo no soy más que un humilde servidor —el sacerdote atrevido continuó con una perfecta reverencia—, listo para servir al Faraón en este caso, para que pueda llegar a una solución racional y verdadera. De esta manera, todos los súbditos de su reino sabrán una vez más la divinidad de su sabiduría y su poder.

—Continúa, sacerdote —Faraón se sentó, algo aplacado.

—La esposa de Potifar, Zelichah, ha acusado al esclavo de su casa de acosar de ella. El mismo Potifar duda de esto. Puede ser útil examinar los reclamos con más detenimiento para llegar a un entendimiento más profundo de la verdad.

—Potifar —preguntó el sacerdote— ¿hubo testigos que declararan a este supuesto ataque?

—No.

—Entonces es la palabra del esclavo contra la de su mujer —intervino Faraón—. Está claro que escucharemos a la mujer.

—Eso se hará, a menos que, oh Faraón —el sacerdote continuó—, exista una razón para creer que Zelichah no está diciendo la verdad.

—¿Por qué habría de mentir sobre un asunto tan importante? —preguntó Faraón.

—¡Oh Hijo del Cielo! —el sacerdote hizo un gesto dramático—. Faraón, de todas las personas, sabe que no todo es como parece. Faraón ya puede percibir que hay un misterio en este caso, que sólo la mente brillante del Faraón puede descubrir.

—Sí  —el Faraón se animó—. Hablas con la verdad, sacerdote. Vamos a llevar luz a este misterio, a donde ningún mortal puede. Debemos determinar qué fue lo que realmente sucedió. Puede que no sea como ella dice.

—Al hacer las preguntas correctas —continuó el sacerdote—, al pensar lo que nunca mortal podría pensar, Faraón revelará la verdad.

—¿Cuándo ocurrió, teóricamente, este ataque? —Faraón le preguntó a Potifar.

—Ayer.

—Ayer fue el desbordamiento del Nilo —Faraón pensó en voz alta—. Todo el reino estaba en la celebración en las orillas del río. Eso explicaría por qué no hubo testigos. Un día conveniente para los traviesos.

—¿Su esposa presentó alguna prueba de este ataque? —Faraón indagó más profundo.

—Sí  —respondió Putifar—. Ella tiene la ropa del esclavo que ella afirma que se quitó antes de su ataque.

—Eso es un mal augurio para él —Faraón dijo, mirando al sacerdote en busca de orientación—. ¿Por qué se desnudaría el esclavo en su presencia, a menos que fuera con intenciones deshonrosas?

—Debemos examinar su ropa —sugirió el sacerdote.

—Sí. Excelente idea  —Faraón exclamó—: Traigan la ropa del esclavo.

—Y la de ella también —agregó el sacerdote.

—¿La suya también? —Faraón estaba confundido— ¿Por qué necesitaríamos su ropa?

—Se puede aprender mucho de los tejidos que fueron testigos de los hechos reales —explicó el sacerdote.

—Por supuesto —estuvo de acuerdo Faraón—. Trae la ropa que la mujer llevaba en el momento del ataque reportado —el faraón ordenó a un guardia que estaba cerca—. Asegúrese de recibir la verificación de otra persona de la casa de que son de hecho las prendas correctas. Y sé rápido al respecto  —añadió Faraón emocionado—. Nosotros los dioses no tenemos tiempo para siempre.

El guardia salió corriendo de la sala.

—Mientras tanto, ¿qué más podemos descubrir sobre el caso? —preguntó Faraón , deseoso de progresar—. ¿Dónde están tu mujer y el esclavo ahora?

—En la antecámara.

—¡Maravilloso! —Faraón aplaudió con alegría—. ¿Con quién deberíamos empezar?

—Con el esclavo —ofreció el sacerdote.

—¿Por qué el esclavo ? —Faraón miró al sacerdote con suspicacia.

—Faraón ya sabe lo que afirma Zelichah, pero todavía tiene que escuchar el esclavo —explicó con calma el sacerdote—. Tal vez el esclavo admita su pecado, lo que solucionaría rápidamente este caso.

Faraón parecía ligeramente abatido por el pensamiento.

—O tal vez revelará algo de información nueva que sólo la mente perspicaz de Faraón podrá percibir. Faraón tendrá entonces la oportunidad de probar sus sospechas, y volver a examinar las alegaciones de Zelichah.

Faraón asintió con la cabeza.

—Hagan entrar al esclavo —comandó.

José entró en el pasillo. Llevaba una simple túnica de esclavo. Miró con curiosidad a las estatuas y se detuvo brevemente en una como si la reconociera. Continuó haciendo su camino hacia el trono. Todos los ojos lo miraban impasible, especialmente los de Faraón.

—Pedimos que entre el esclavo —Faraón preguntó confundido—,  ¿quién es este principito guapo?

A Faraón efectivamente le parecía apuesto José, quizás el hombre más bello que jamás había visto. Y además le parecía inquietantemente familiar.

—Yo soy José. Esclavo a Potifar. Soy hebreo, traído a la fuerza desde Canaán.

Un murmullo de incredulidad se agitó entre los sacerdotes.

—¡Un hebreo! —Faraón preguntó con una mezcla de repulsión y curiosidad—. ¿Pero tan atractivo? Te ves más como un hombre de ascendencia real que un esclavo.

—Yo soy el bisnieto de Abraham, a quien se recordará por haber visitado a tu ancestro hace más de un siglo.

—¡Abraham! ¿Será posible?

Para sorpresa de todos Faraón saltó de su trono y caminó hasta José. Lo tomó por el brazo, y con fuerza lo arrastró por el pasillo, hacia la entrada.

Los guardias alrededor rápidamente siguieron a su señor. Los sacerdotes salieron de sus sillas y también siguieron la extraña procesión. El Sumo Sacerdote y Potifar los alcanzaron y se pararon cerca de Faraón. Los eunucos se quedaron en sus lugares, abanicando mecánicamente la habitación.

Faraón se detuvo junto a una de las estatuas femeninas y colocó a José a su lado.

—¡Es cierto! ¡Eres la viva imagen de ella!

—¿Quién es ella ? —preguntó Potifar.

—Esa es la estatua de Sara. La leyenda cuenta que ella fue la consorte de nuestro predecesor por un corto tiempo. Era considerada la mujer más bella del mundo. Fue nuestro tatarabuelo que encargó su estatua como un recordatorio de su extrema belleza.

La multitud reunida miró a José y luego nuevamente a la estatua de Sara. Ambos estaban claramente relacionados; sus apariencias tan similares no podían ser una coincidencia. La fina forma de la nariz. La frente despejada. Los pómulos altos. Los ojos almendrados. Los labios firmes. Incluso el cabello rizado era idéntico.

—¡Qué curioso misterio! —Faraón exclamó—. ¡Tu esclavo acusado no es otro que la encarnación de Sara! ¿Por qué está todo el mundo de pie alrededor? ¡Vuelvan a sus puestos!

—¿Me dices tu nombre de nuevo? —Faraón se volvió a José mientras los sacerdotes y los guardias se deslizaron nuevamente a sus lugares.

— Yo soy José, oh Faraón.

—Sí, sí. José. Vamos a continuar con esta investigación —Faraón se acercó de nuevo a su trono con José; Potifar y el Sumo Sacerdote estaban cerca. Faraón se sentó de nuevo con un ademán ostentoso.

—Esclavo —el Faraón se dirigió a José—, ¿es cierto o no es cierto que has acosado a la mujer de Potifar?

—Yo no acosé a la señora de mi amo, oh Faraón.

—¿Por qué le dicen lo contrario?

—No puedo decir, oh Faraón —José miró significativamente a Potifar.

—Ustedes saben que el castigo a un esclavo atacar a un maestro es la muerte —explicó el Faraón—. Si no se produce una explicación viable, no tendremos más remedio que ejecutarte, por más bonito que puedas ser, y a pesar de tener un linaje ilustre.

—Yo sólo puedo adivinar las motivaciones de la mujer de mi amo en acusarme cuando estoy libre de culpa. Sin embargo, si yo fuera a hablar mal de ella, puede deshonrar a mi amo que ha sido tan bueno y amable conmigo.

—Hermoso y honorable —apuntó el sacerdote audaz, al regresar de las líneas laterales.

—Es cierto —señaló Faraón—. Pero no ayuda a su causa ni a sus posibilidades de sobrevivir. Puede retirarse. ¡Traigan a la esposa de Potifar!

José fue bruscamente escoltado fuera de la cámara. Unos momentos más tarde Zelichah entró.

La guardia real anunció formalmente:

—Zelichah, esposa del Gran Chamberlain.

Zelichah deslizó por el pasillo en un vestido ceremonial, austero y recatado. Se inclinó junto a su marido.

—Zelichah  —Faraón le indicó que se levante—. ¿Por qué afirmas que tu esclavo te acosó?

— Porque lo hizo, oh Faraón —Zelichah respondió con una mezcla de orgullo y dolor.

—Tenemos razones para creer que puede ser inocente.

—¿Inocente? Yo he comprobado lo contrario, oh Faraón. El siervo ha estado mirándome desde el día que llegó. Esperó pacientemente hasta que la casa estaba vacía, me atrajo a mi habitación y luego me atacó. Tengo la evidencia de sus ropas, que entiendo que Faraón ha convocado tan sabiamente. Yo era su presa.

—Tal vez la presa fue realmente el cazador —el sacerdote le susurró a Faraón.

Faraón miró desconcertado al sacerdote, mientras trataba de dar sentido a sus palabras.

—¿Qué mujer podría resistirse a la belleza extrema que acabamos de presenciar? —el sacerdote continuó en voz baja—. Puede que realmente haya existido un encuentro entre José y Zelichah ayer, pero que los roles hayan sido los contrarios.

—¡Pruébalo! —Faraón golpeó en su trono— . Está muy bien jugar a buscar la inocencia de un esclavo, pero acusar a una mujer de la alta nobleza de adulterio es un juego peligroso.

En ese momento el guardia enviado volvió con dos prendas en la mano. Se acercó a Faraón con ellos.

—Tiempo divino —el sacerdote dijo para sí mismo—. Oh Faraón, si le preguntáramos a la señora y el esclavo de llevar sus prendas de vestir del momento en cuestión, se podrá obtener un mayor conocimiento de los hechos.

—¡Que así sea! —Faraón tronó, perdiendo la paciencia.

El guardia le entregó el vestido Zelichah, quien salió tras él.

Unos minutos más tarde ambos Zelichah y José entraron en la sala y se dirigieron hacia el trono.

—Zelichah, si se me permite —el sacerdote preguntó — ¿por qué no estabas participando en las celebraciones por el desbordamiento del Nilo ayer?

—Yo estaba enferma.

—¿Y este es tu atuendo habitual cuando estás enferma? Tu vestido revela más de lo que esconde. Yo creo que a excepción de los eunucos, ningún hombre puede evitar sentirse atraído por tu belleza evidente y desbordante. Oh Faraón, este vestido tiene un solo propósito: la seducción.

—Eso no es una prueba.

—Es cierto. Pero es una indicación. Vamos a examinar más a fondo. También tenga en cuenta que la ropa de Zelichah está en excelentes condiciones, no tiene nada que haga alusión a ningún tipo de violencia. La prenda de vestir del esclavo, sin embargo, está rasgada. Es posible argumentar que en su arrebato de pasión, el esclavo rasgó su propia ropa, pero vamos a examinar cuidadosamente la parte rota. Oh Faraón, si Faraón lo desea, por favor toma la ropa del esclavo en la parte que está rasgada.

Perplejo, el Faraón se bajó del trono, se acercó a José y le agarró la prenda donde el sacerdote pidió.

—En la opinión divina del Faraón, ¿podría la rasgadura haber sido hecha por él mismo?

—No. El desgarro está en la parte posterior. Él no podría haberlo alcanzado por sí mismo.

—Eso elimina la posibilidad de que el esclavo se arrancó la ropa a sí mismo por pasión —el sacerdote dedujo—. Tal vez quedó atrapado en algo, tropezó y se rompió.

—Eso no es posible tampoco —señaló Faraón—. Esta prenda fue arrancada por una mano humana.

—Deducción celestial, mi querido Faraón. Entonces, si no lo hizo él mismo, y no fue un accidente, y no había nadie más en la casa en ese momento, sólo hay una persona que podría haber arrancado el vestido. ¡Zelichah! La pregunta ahora, sin embargo, es ¿por qué? ¿Hizo estragos en la prenda en un esfuerzo de auto- defensa?

—¡No! —Faraón exclamó con entusiasmo—. El desgarro se realizó tirando de la prenda. Eso significa que el esclavo se estaba alejando de la mujer cuando ella lo rompió. ¡El esclavo es claramente inocente!

—Y la mujer por lo tanto, es una ad…

—¡Basta! —Faraón paró al sacerdote—. Basta con que el esclavo es inocente. No necesitamos manchar su nombre ni el de su marido. Además, esta cuestión no puede ser revelada, y el esclavo no puede quedar impune, para que otros no se descubran la verdad. ¿Qué vamos a hacer con él? ”

—¡Que vaya a la cárcel!—ofreció el Sumo Sacerdote.

—Sí  —estuvo de acuerdo Faraón— , la cárcel es sin duda mejor que la ejecución.

—Tal vez la cárcel real —susurró el sacerdote atrevido a Faraón—. Éste requiere una estrecha vigilancia en algún lugar cercano.

Faraón asintió y señaló su secretario.

—Hemos decidido que el esclavo conocido como José se colocará en nuestra prisión real —anunció el Faraón con un poco de pompa—. Cualquier palabra de este caso, por más gratificante que haya sido para nosotros resolverlo, no saldrá de esta sala, bajo pena de muerte. De esta manera, la verdad se revela y se hará justicia.

Faraón se volvió hacia el sacerdote, pero él ya no estaba allí.

—¿Dónde está el sacerdote ? —preguntó el faraón, al no verlo en cualquier lugar de la sala. Todas las cabezas de la sala se volvieron a buscarlo, pero el sacerdote audaz no estaba a la vista.

—¿Quién era? —le preguntó Faraón al Sumo Sacerdote.

—No sé, Majestad —contestó el Sumo Sacerdote nerviosamente—. Nunca lo habíamos visto antes.

—Es una lástima —Faraón respondió con indiferencia, bebiendo nuevamente de su vino—. Habría sido un buen consejero.